El post del viernes

El post del viernes (XIII)

Buenos días reincidentesss!!!!!

Sí sí vosotros, no escondáis la cabeza. No hagáis como los italianos que Berlusconi salía año tras año y todos decían “¿yoo? Qué va hombre, qué voy a votar a ese tipo”…pero le votaban. HABÉIS CAÍDO Y HABÉIS VOTADO A SUSANITA Y LO SABÉIS. OS VA EL SADO, ¿EH MADAFACAS? Luego no vengáis “ay qué ver los políticos siempre igual”, “oye pues parece que falta dinero en las arcas de Andalucía”, “oye pues no que nuestra Presi se ha dado de baja porque ha tenido un churumbel…qué desvergüenza, si ya se veía venir: político, mujer y andaluza, trabaja menos que un bordillo”.

Antes de recibir a una marabunta de enloquecidas fans llorando desconsoladas porque las he defraudado con el comentario, y viendo además que me meto en terreno pantanoso hablando de política y encima metiéndome en la boca del lobo (((Susi, por si me espías el correo y estás leyendo esto, qué guapa ereh hija, ¡viva tú!))), aprovecho para seguir mi expansión cultural. “Meterse en la boca del lobo” viene de una antigua fábula que relata la historia de un lobo al que se le había clavado un hueso en la garganta. El lobo decide pedirle ayuda a una cigüeña que pasaba por allí (lobos hablando con cigüeñas…bueno, no sabemos qué se fumó el creador de la fábula), y ésta consigue meter la cabeza en su boca y sacarle el hueso. Como la cigüeña se la había jugado pero bien, decide pedirle como recompensa al lobo su salario (sí, también cobraban dinero los lobos…además de fumar se había chutao algo duro), y éste literalmente le dijo:

¿Mi salario? Pues ¿qué más recompensa

que el no haberte causado leve ofensa,

y dejarte vivir para que cuentes

que pusiste tu vida entre mis dientes?

Y es que es de todos conocido que los lobos son bastante poetas, ya visteis al de Caperucita que además era un pelín joputilla.

Pero para boca del lobo en la que se van a meter los turistas que vengan a partir del Domingo de Ramos a Sevilla. Ellos todo ilusionados pensando que van a ver la ciudad…¡ERROR! Perdonadme que os tutee, japoneses, alemanes, franceses, yanquis…vais a ver gente, MUCHA gente. Y detrás de esa gente, más aún. Y cuando parece que va a dejar de ver gente porque os vais a meter por una calle que parece que está despejada, aparece una Cruz de Guía y os jode el invento. Si volvéis para atrás entonces véis una construcción de madera con figuras que se mueve al ritmo de la música y un señor que le está gritando compungido como si le estuvieran sacando una muela. El chino entonces preguntará “¿Gilalda?”. Gilalda…no sabes donde te has metío hermano. El estadounidense de turno preguntará con cara entre entusiasmada y de no entender qué hace el Ku Kux Klan en España, “what the hell is this?” y un cani con estudios que haya al lao que no tiene ganas que le estropeen  el silencio sepulcral le dirá “cállate ya killo, que está pasando el Big Power”. El francés que humildemente quiere pasar a su hotel que está en plena Plaza del Duque y con todo el cuidao del mundo porque ve gente con la cara de pocos amigos que lleva esperando horas a que terminen de pasar 456160 trillones de nazarenos, descubre una nueva legalidad de facto en las calles de Sevilla cuando pregunta “excusez moi” y le responde una señora “ni ehcuso ni ehcusa, cushame tú: por aquí no vah a pazá que ya man pizao 40 perzonah y yo llevo aquín ya 3 horah ehperando pa que llegueh azí que búhcate otro hueco”. Misma señora que hace 3 horas pa llegar a ese sitio ante un rival de misma categoría contestó “ji ome no me vah a dejá pazá tú que te cré que la calle eh tuya”. El alemán se irá indignado de vuelta a Henselkirchen o como se escriba pensando “y parrra esto rrrescatamos a estos pobrrres parrra que constrrruyan todo de orrro“ (en mi cabeza no sé en la vuestra ha sonao más a ruso que a alemán pero bueno).

Bromas aparte, a los que os apasione disfrutad por los 5 sentidos de las marchas y saetas, el incienso y la cera quemada, el terciopelo y la madera, las torrijas y cervezas de descanso, y las estampas que deja esta ciudad una semana al año si la lluvia lo permite. Y a quienes no, hacedlo igualmente de la playa, las vacaciones, el descanso y tened paciencia si os pilla alguna procesión, la ciudad os compensa en 3 semanas, tranquilos.

Pues eso, que paséis buen fin de semana, buena Semana Santa tanto creyentes como no creyentes, felices vacaciones y acordaros de cambiar la hora el sábado que luego no llegáis a La Paz por el Parque (más típico).

Anuncios

Un comentario sobre “El post del viernes (XIII)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s