El post del viernes·Opinión

El post del viernes (LIX)

Muy pero que muy buenos días, heteropatriarcales!!!

Se llamaba Rubencita.

Tuvimos a bien ponerle el nombre de su “creador”, esto es, la persona que puso los labios sobre los suyos y, como si de un beso divino se tratase, insufló aire para darle vida. Era de forma imperfecta pero, ¿quién es perfecto? Tan delicada y tan dulce como las golosinas que mis amigos tuvieron a bien colocarle en sus diferentes orificios. Nunca tuve el valor de probarla, por temor a romperla o hacerle daño. La tuve guardada con cariño un tiempo y, no sé cuándo, se perdió como lágrimas en la lluvia.

Recuerdo muchas cosas que me hayan regalado en mi vida, pero cuando cumples 18 años, aunque no deje de ser un año más de tu vida, representa tal simbolismo que no puedes dejar escapar lo especial del momento: mayoría de edad, carnet de conducir, beber y fumar legalmente, juegos de azar, paso a la Universidad…el pecado en sí mismo, vaya. Y el sexo, claro. A muchos les quedarían los 18 como algo ya atrasado en su mayoría de edad sexual. A otros panolis como yo, no. Por eso mis compañeros de clase se decantaron por regalarme el día de mi 18 cumpleaños una muñeca hinchable.

Pero no en su caja y envuelta para regalo, no: ya hinchada, con tanga de caramelo y chucherías introducidas por…por múltiples sitios. Me la dieron en mitad de una clase de Lenguaje y Literatura, con toda la clase presente y hasta dos o tres profesores que habían acudido para la ocasión, alegando alguna excusa que yo, como siempre he sido muy despistado, me creí hasta el final.

Ese día nadie se escandalizó. Reímos todos, incluidos mis padres cuando les conté la historia. Las niñas de la clase no quedaron traumatizadas de por vida ni se convirtieron automáticamente en objetos de los falocentristas que estábamos por allí. No se convocó una manifestación contra el instituto por fomentar el machismo. Los profesores que asistieron no fueron expedientados ni les lanzaron huevos en su casa. El AMPA no convocó una Junta extraordinaria para lanzar exabruptos contra el Director del Instituto por permitir tal falta de respeto contra la mujer. No hubo reacciones políticas, el Ministro de Educación no se pronunció, ¡y ni siquiera a nivel local hubo ninguna señal de molestia! Si la Iglesia Católica se hubiera percatado que ni el cura de mi instituto (sí, un cura dando Religión en un Instituto Público, pardiez) puso cartas en el asunto. ¿Cuáles fueron las razones de tan truculento vendaje de todos los presentes ante tal desfachatez?

Sin embargo, por lo que he visto que ha pasado en Chile esta semana, parece ser que de suceder eso hoy, la cosa se hubiera puesto calentita.

muneca-hinchable

¿La foto? El Ministro de Economía chileno recibe en un acto con empresarios una muñeca hinchable con un cartel en la boca, que reza “para estimular la economía”. El regalo se lo hace un empresario, caracterizado por hacer este tipo de regalos originales y graciosos a diferentes autoridades.

¿Las reacciones a la foto? Les han dicho de todo menos bonito, y si no me creéis buscad en Internet. Pero vamos, como si hubieran matado a alguien o fueran los creadores universales del machismo más vil y despiadado. Y digo yo, señoras y señores, ¿tan malo es en sí esto? No es que pusieran a una señorita de carne y hueso y se la ofrecieran al señor Ministro. Era un objeto de plástico, que más que representar a la mujer en su conjunto, es un juguete sexual. Como lo son los muñecos hinchables o los vibradores. Pero lo más importante antes que lo que pueda representar: era una broma.

Humor. Tan simple como eso.

Seguramente muchos consideran que la situación idílica hubiera sido que el Ministro, al ser agasajado con tal valioso regalo, tendría que haber soltado un discurso épico en contra del machismo opresor que quedara registrado en los anales de la Historia. Tal discurso no hubiera sido nada incómodo, porque seguro que el resto de la sala hubiera levantado un tremendo aplauso e incluso lágrimas, y el empresario, puesto en ridículo delante de todos, habría agachado la cabeza, asumido la culpa, y caminado por su pie hasta la Comisaría más cercana para confesar un delito contra la Humanidad. Sólo de esa forma se habrían solucionado los problemas de disparidad laboral, desigualdad entre el hombre y la mujer y de violencia machista que, obviamente, estaban representados en la muñeca hinchable.

Y en Rubencita, no nos olvidemos.

Qué bonito todo. Me imagino ese mundo carente de sentido del humor y lo deseo con ansia. Es lo que tenía que haber hecho yo en esa clase del año 2007, yo y todos mis compañeros y compañeras. Levantarnos e indignarnos. Pero éramos víctimas del heteropatriarcado, que nos había encandilado con una broma demasiado pesada que la recta moral no debería tolerar.

Tócate los ovarios.

Que paséis buen finde!

Anuncios

10 comentarios sobre “El post del viernes (LIX)

  1. Uuuh pues ha dado con una que da guerra (a la vista está). Lástima que ya no viva en Sevilla, que si no hacíamos unos cafes – debate como se hacía antes. Aunque no esté de acuerdo con Santi esta vez, la verdad es que agradezco que haga este blog y rete a la gente a pensar si lo que creen es correcto o si hay que creer todo lo de los medios. También le dije en más de una ocasión que vale para guionista, creo que también se lo he leído por aquí alguna vez 🙂 Santi, sigue escribiendo! (Te seguiremos contestando). Saludos desde Dinamarca!

    Le gusta a 1 persona

  2. No sabía de estos comentarios! Hola José Manuel (a mi me sale Sr. Castro, perdone :). Creo que todos tenemos verdad en nuestras palabras, sí. Entiendo del último comentario que los contextos se pueden utilizar en ocasiones para censurar lo que nos resulta contrario a nuestras creencias…desgraciadamente no tengo la respuesta de si existe un límite para el humor, es algo a pensar sin duda.

    Respecto a Santi, no quiero ahondar, pero respondere a lo que me preguntaste: no, no lo critiqué de machista, sino de ‘mal gusto’. Yo no sabía de este caso hasta leerte a ti hoy. Las bromas sobre sexo, me parecen perfectas eh?! Te doy toda la razón respecto a lo que comentas. Si no no diría que tú 18 cumpleaños me parece un buen regalo (y todo un espectáculo jajaja), que yo misma hice ese regalo a mi amiga a los 18.

    Es el hecho de que sea en público a un político que me chirría, y me chirriaría a una mujer también. No sé si catalogaría a ambos supuestos de machistas…

    Sobre esto último, un día si quieres continuamos 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Como me encanta polemizar y confrontar ideas, que hay que mantener las neuronas bien engrasadas, y creo que Santi ha salido a mí en eso, me pongo a tu disposición para continuar sobre este y cualquier otro tema, ahora que tengo bastante tiempo libre. Un saludo

      Me gusta

  3. No deseo entrar en esta estupenda polémica entre Santi y Adriana. Creo que los dos, como sucede casi siempre, tienen algo de razón. Es difícil sustraerse a discutir sobre la diferencia entre decir o hacer algo en público o en privado, entre un grupo de amigos o en una entrega de premios, por ejemplo, como lo que hizo Trueba ante el ministro, entonces en funciones, de educación (lo de no sentirse español, recuerdo).
    Para introducir algo más de lleña al fuego, reproduzco lo que dije hace año y medio en relación con la persecución que sufrió el concejal Zapata por un comentario que había hecho años atrás sobe las víctimas del terrorismo o sobre el humor irreverente del Charlie Hebdó que le costó la vida a doce de sus trabajadores. Este es el texto que publiqué en facebook el 15 de junio de 2015:

    ¿Hay algún límite para el humor, para el humor negro, para el humor sobre judíos, musulmanes, cristianos, mujeres, negros, homosexuales, discapacitados…? ¿El contexto es un pretexto, una excusa, una explicación, una crucifixión? ¿Los que ahora piden la dimisión de Guillermo Zapata pidieron también el cierre de Charlie Hebdó o el del alcalde de Valladolid con sus comentarios-chistes sobre las mujeres? ¿Los que piden la dimisión de Zapata saben por qué, cuándo y en qué sentido se publicaron esos chistes? ¿Por qué para unos sí valen las disculpas por sus salidas de tono o sus insultos y para otros no?

    Sobre el Holocausto, el humor y la política madrileña | GUERRA ETERNA
    http://www.guerraeterna.com/sobre-el-holocausto-el-humor-y-la-politica-madrilena/

    Me gusta

  4. Perdonen las faltas, sabes que las odio pero estoy en teclado extranjero. Lo dicho, que viva el humor y el entendimiento entre personas!

    Me gusta

    1. Jajaja por supuesto que te perdono las faltas de ortografía, a saber cuántas meto yo cada vez que escribo.

      No obstante, me gustaría hacer un ejercicio de reflexión contigo, dejando por un momento el humor a un lado (que efectivamente, era el centro de mi discurso). Échale imaginación. Pero sé honesta contigo misma.

      Pongamos que el acto fuera exactamente igual. Mismo contexto, misma persona que entrega el regalo, mismo lugar. Pero lo recibe otra persona. En este caso, una Ministra. Y el regalo, un muñeco hinchable. El mensaje en la boca del muñeco, exactamente el mismo: “para estimular la economía”.

      Si me eres absolutamente sincera, estoy convencido (salvo que esté muy equivocado) que tú y yo sabemos que las mismas personas que están criticando (o estáis, entiendo que también te incluyo) este hecho, lo haríais igualmente. El problema es que lo haríais por la misma razón: es un gesto machista. Mi pregunta es: ¿por qué?

      Si un Ministro recibe una muñeca hinchable con el mensaje “para estimular la economía”, debe rechazarla por ser un gesto machista. Si a una Ministra le sucede lo mismo, exactamente igual. Y yo os digo: el acto es exactamente el mismo, sólo que donde vosotros veis algo sexista, yo veo un mero acto de sexualidad, que no es lo mismo.

      Los juguetes eróticos sirven, tanto en hombres como en mujeres, para dar placer. Independientemente del sexo que lo use. De hecho los juguetes eróticos para mujeres en la sociedad moderna han sido declarados una de las figuras de la liberación sexual de ellas mismas. Bien, una vez equiparados los términos, si una persona ve la entrega de un juguete erótico a otra como un acto sexista es porque está identificando la sexualidad como disfrutable sólo por uno de los géneros, cuando no es así. Y si en el mismo acto, cambiando el género de receptor, sigue viendo un acto machista, entonces el problema no es mío, es suyo.

      Yo no tengo la culpa de que haya una parte de la sociedad que sea machista, y si tengo una percepción neutra de la sexualidad, de la que disfrutan tanto hombres como mujeres, debería tener derecho a poder reírme de actos como éste, porque precisamente considero que quienes ven en ello algo sexista son, en realidad, los auténticos sexistas.

      Por eso yo debatía sobre el humor en mi post, no sobre el machismo que es el debate abierto en Chile.

      Me gusta

  5. Me hablas de muchas cosas aquí. Empezando por lo del político, como te digo es más perdonable si lo que hace lo hace en su ámbito privado y hace anios cuando era un jovenxuelo, no por insensato sino porque ha pasado tiempo y es otra persona. pero esto es un buen recordatorio de cuidado con lo que haces, que si el dia de manianan uno tiene un perfil público, lo que hagas en privado dice tambien sobre ti 🙂

    Respecto a que este post es entonces una oda al humor, no al heteropatriarcado, diré entonces que hay humor que no tiene ni punietera gracia 😉 así en general, no solo hablando de machismo. Y pues no, no es lo mismo. No es lo mismo un chiste que lo hagas tú sobre minusválidos que que lo haga un minusválido, porque en el ejercicio de hacer humor se incluye a sí mismo, se rie con y no de. No es lo mismo que tú hagas el chiste con tu amigo minusválido de camino a la parada del autobús, que tú (una persona x) lo haga en una columna de opinion. No, no es lo mismo. Por tanto, muchos no atacamos al humor como tal, sino a determinados tipos de humor.

    Tampoco es lo mismo un blanco haciendo un chiste “de negros” con su colega, que en la oficina (que no te conoces lo suficiente como para saber la vida de cada uno), o que aquí o en Sudáfrica. Y es tarea de quien hace el chiste saber entender en qué contexto lo hace, donde están los límites. Por eso tú sabes qué ponerte para una entrevista y qué no, y porque Zukerbergs se puede permitir unos vaqueros y tú no. Y sí, a veces uno se cuela y es el precio que paga 🙂 En contextos de internet, donde está descontextualizado, uno se expone a que su chiste pierda el humor para muchos. Es un riesgo que tenéis que asumir los que escribis aquí, como el que monta en moto tener un accidente, viene en el pack.

    Anda, reconóceme que te has leido todos los artículos (me gustaría pensar que puedo hacer ver a amigos otras caras de la moneda y seguir siendo amigos), que te he hecho ganar una cerveza hoy 😉

    Me gusta

  6. Querido Santiago, Santi o “aayy mi Santi”
    Si bien entiendo lo que dices, para defender tu postura o la parte con la que te sientes identificado con esta historia (aka regalar una munieca hinchable no es maldad) se te escapa una cosa: el contexto. Me sirve para todos los casos, pero me centraré en este de este post: no es lo mismo un grupo de amigos en plena efervescencia adolesccente celebrando que uno cumple 18 en el colegio (privado), que un político en el ejercicio de su cargo (público). A mi no solo me parece de mal gusto lo de Chile, sino que me parece RANCIO. Sin embargo, a tu anécdota, le veo el tono simpático, porque me explicas ese CONTEXTO y porque te conozco (contexto de nuevo). Aun así el colegio, no me parece el mejor sitio (yo se lo llevé en bus a su casa para que no pudiera pincharlo de camino y no enseniarselo a su padres, a mi amiga) y supongo que en un contexto de redes sociales mucha gente se escandalizaria. Pero bueno, dejemoslo ahi. Creo que cuando las acciones las llevan a cabo personajes publicos (en su ejercicio) requieren de una cierta responsabilidad, y tanto el politico como el impresentable del youtuber del que hablo en FB esta semana, que sin duda te ha inspirado a escribir de heteropatriarcado, tiene cierta responsabilidad respecto a lo que difunde. Porque hay mucha mente sin formar, porque sin contexto, entienden lo que a su entender quieren entender.

    Saludos a todos los hombres! Que viva el humor y tambien el entendimiento!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hombreee Adriana!!! Me había jugado conmigo mismo una cerveza a que serías una de las primeras en hacer algún comentario (no me hacía falta ninguna excusa para beberme una, pero siempre tiene un toque más guay).

      Ayyy los contextos. Totalmente de acuerdo contigo en que los contextos son importantes. Ya lo mencionaba en esta entrada: https://kimochi.es/2015/06/15/los-contextos/

      Evidentemente no pretendía equiparar el grupo de amigos (con o sin miembros del cuerpo docente por delante) que se regalan de cachondeo una muñeca hinchable, que al político que la recibe en público.

      Pero pongamos otra situación, que es perfectamente viable. Este mismo Ministro, hace años cuando ni siquiera era político, recibe en una fiesta una muñeca hinchable, y de cachondeo, decide hacerse fotos indecentes con ella y sus amigos de cómplices. Las fotos salen a la luz años más tarde, ya ocupando su cargo público. ¿Es lo que hizo el Ministro depravado y un símbolo de machismo, o se entiende en un contexto de fiesta y es poco significativo? Me juego contigo lo que quieras que a la vista de la opinión pública, la misma que le está dando fuerte y flojo, no sería perdonable. Ni siquiera por el contexto.

      Y además Adriana, el contexto es muy interpretable siempre (como todo). Los chistes, por ejemplo. Cuántas veces no habré contado yo chistes machistas, de negros, o de burundanga (:P). O cuantas veces no habré oído de un madrileño un chiste de andaluces, y me he reído “una jartá”. Pero si cuento un chiste de minusválidos en una reunión de la ONCE…¿me estoy pasando? ¿Y si lo cuenta Pablo Echenique (que suele hacerlos sobre sí mismo)? ¿Somos por el hecho de contarlos machistas, racistas o violadores profesionales? En mi opinión, ni mucho menos.

      Y los contextos no sólo se dan en el ámbito del humor. Una persona con camisa y vaqueros acude a una entrevista de trabajo. El trabajo es para informático. ¿Es el contexto adecuado? ¿Pero y si es para una entrevista para un puesto de abogado en una gran empresa? O para rizar el rizo, ¿y si la persona no está yendo a una entrevista de trabajo, sino al Congreso de los Diputados?

      Para mí lo esencial y más básico de la noticia es el contexto en sí mismo no del cargo público ni del evento, sino del humor. Del puro, básico, sano y, cómo no, interpretable sentido del humor.

      Me gusta

  7. Excelente, Santiago, como casi siempre. Es triste y verdadero que se está perdiendo el sentido del humor en aras de lo políticamente correcto. Ya no se pueden hacer chistes sobre casi nada porque ofenden a algún colectivo, cuando de todos es sabido, o debería ser sabido por todos, que las personas inteligentes lo que hacen con cierta asiduidad es reírse de uno mismo y de todos. El humor es una de las cosas que nos diferencia del resto de los seres vivientes, pero parece que eso se ha olvidado. Y eso que España ha sido un país que se había caracterizado por usar el humor negro, la picaresca, el absurdo o el ridículo para intentar evadirse de las duras realidades que ha tenido que padecer. La religión, la política, el sufrimiento o la muerte, entre otros temas, siempre han llenado los textos de los mejores escritores y humoristas españoles. Esperemos que no se pierda esa costumbre y recordemos que los más reaccionarios suelen ser los que menos sentido del humor tienen.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s