Verano 2016

Samara’s Tour (6)

Muy pero que muy buenos días!!!

En Rota tengo poco tiempo para relajarme puesto que mi amigo Pablo llega al día siguiente por la tarde. Tras varias vueltas infructuosas en su coche, descargar todo el material y aparcar en el quinto toto, nos acercamos a montar la tienda de campaña a nuestro destino: Guantánamo.

img_20160713_210953473_hdr

El Festival de AlRumbo comienza el jueves 14 de julio por la tarde, pero el cámping lleva ya un día abierto y el panorama es dantesco. Yo de cámpings tenía sólo una experiencia cuando era pequeño: típico campamento de verano al que tus padres te lanzan para librarse de tu presencia una semana y estar tranquilos, tú vuelves como si hubieras hecho el París – Dakar, con costras en los labios de lo quemado que estás y varios kilos menos, y mientras tu madre pasa de estar tranquila a tener taquicardias, tu padre dice “ah pues igual hay que enviarle todos los veranos”. De AQUEL cámping a ÉSTE hay muchas diferencias abismales: ahora las tiendas están hacinadas unas con otras, la sombra brilla por su ausencia, las duchas son al aire libre (((Nota mental: comprar pipas y esperar el turno de las señoritas))) y los baños…bueno, mejor no comentamos los baños. Eso sí, lo bueno es que nosotros sólo estábamos montando la tienda de campaña en modo “campamento base” pero sin estancia ni pernoctación, que para eso soy un terrateniente con un piso en Rota. Qué fascista.

Montada la tienda y sin dejar pertenencias valiosas en ella, nos volvemos a casa con una idea en la cabeza: si mañana volvemos y sigue en pie, amos triunfao. Y la tienda seguía. Y en buen estado y sin mancillar, doy fe (no como más adelante, AJAM, por aquello de no aparecer en vídeos cual Feria de Utrera o CPA).

Llegado el día D y antes de la hora H, le toca el turno de llegar a Kike. Si el lector se va al apartado de mi blog de Siena e indaga un poco, descubrirá algunas aventurillas que corrimos este hombre y yo por Italia a base de bolardos y gestiones varias. Lo que pasa que se ve que al chaval tanto bolardo y tanta gestión le dejó tocao, y claro, cuando se monta en el Blablacar de Sevilla para Rota, no se le ocurre mirar bien le descripción y lo de pasar por Rota…como que no. Así que nada, a Pablo y a mí nos toca coger el coche y desplazarnos hasta El Puerto de Santa María a recoger al nene. Y no contento con eso, cuando nos manda la ubicación lo hace a 4 kilómetros de donde realmente está, por lo que el rodeo es antológico…

4 ostias biendás después, hacemos un alto en Rota para ducharnos y hacer la compra. Los cálculos son rápidos: somos 3 personas, hay 3 días de festival, a una botella por persona y día porque hay que beber por la tarde y por la noche, salen 9 botellas de libro. Las matemáticas son exactas. Pero claro, yo vi aquellas cestas hasta las trancas de alcohol, y aparecieron varias cabezas de médico alrededor de la mía dando vueltas al son de “coma etílico coma etílico coma etílico”. Por no parecer unos borrachos, salimos sólo con 7 botellas. Que no se diga, oye.

Dejamos el coche en el párking de larga estancia del festival, y con una sudada considerable llegamos a la tienda, soltamos algunas otras, compramos otras (supermercado y todo dentro, qué nivel) y a la playa. La arena está atestada de gente y nos cuesta encontrar un hueco pero lo encontramos, estratégicamente situado entre grupos femeninos, claro está. Eso sí, lo máximo que consigo es repartir mi tarjeta de visita. La buena obviamente, la de fucker-proxeneta. Todo lo demás fue bebercio y baños en agua que estaba SOSPECHOSAMENTE templada. Ah, y encontrarnos con este muerto está muy vivo.

img_20160715_203141474

AlRumbo lo inauguró El Chojin, rapero que me hizo recordar mis tiempos mozos cuando no paraba de escuchar hip-hop (((sí, tuve esa época))). Después y como tocaba en el escenario de al lado, cervecita en la barra para ver tocar a Raimundo Amador. Pablo no lo había oído nunca, y yo de directo no había visto nada suyo, y los 2 flipamos in da faquin’ shit oh my godness what the hell madafaca. Lo de ver cómo tocaba la guitarra este hombre es indescriptible. Antes de cenar, nos encontramos con Víctor (también lo encontraréis en “Siena”, en el apartado de compañero de piso cagaprisas de Santi) y su novia Isa.

img-20160714-wa0027

Papeíto en uno de los fantásticos puestos de la zona de conciertos y a descansar hasta que empiecen Los Mojinos Escozíos. Llevaba AÑOS deseando ver a estos personajes en directo y doy gracias por poder poder fin haber cumplido un sueño que tenía desde shiquetito. Por ahí también anduvieron El Canijo de Jerez, Julian Marley, Macaco, y me hice especialmente fan de El Langui que hasta sacó a sus hijos a cantar al escenario con él.

El jueves llega uno de los días que más me gusta. Primero porque afortunadamente dormimos en cama, con unas horas razonables de sueño, y comimos tranquilamente. Luego, mientras hacíamos botellón en la playa again:

– ¿Vemos al Shotta que empieza a las 7?

– Sí claro luego nos acercamos

Y al Shotta lo fue a ver el Kiko. Tras cambiarnos de ropa nos ponemos a beber al lado de la entrada a los conciertos con Víctor, Isa y mucha peña alrededor y, cuando me quiero dar cuenta, estoy oyendo de lejos la primera canción de Vetusta Morla. SU PUTA MADRE. A pesar de las advertencias de no correr de todos los organizadores que nos ven, lo hacemos cual alma que lleva el diablo y bueno, sólo nos perdemos la primera canción. Me vengo arriba con cada una de las jodidas canciones de esta peña y me abrazo con Víctor y Kike cuando suena Copenhague, canción de nuestra Erasmus. Afortunadamente y a pesar del alcohol en sangre no me da por soltar ninguna lagrimita, porque lo que viene después es otro plato fuerte: Violadores del Verso. Pretendo ir a por una cerveza a la barra y, cuando me doy cuenta, me he metido en un berenjenal de la ostia, porque hay tantísima peña que me pierdo de mis amigos y por un momento creo que me voy a quedar bloqueadísimo. Algún grito de pisotón que otro después consigo llegar a pedir con el concierto ya empezado y ahora toca decidir. ¿Me arriesgaré a ver el concierto solo y autista, o intento localizar en esta infamidad de gente a algún amigo y ya luego ver qué hacer con mi vida? Al final Isa y Víctor me escriben, y cuando voy camino de su ubicación, me toca por detrás este ser.

img_20160716_240431651

El personaje que me encuentro va volando cual pájaro libre y se llama Pedro. No sabría deciros por qué pero andaba solo como yo, así que nos unimos a la parejita cordobesa y vimos el concierto de Violadores hasta el final. Luego en ese impass hasta el siguiente concierto interesante nos fuimos a cenar con el resto de niños perdidos. Gipsy Kings, Alborosie, Bomba Estéreo… cuando Kike nos reecuentra, empezamos a hacer encuestas por el Festival a ver si opinan si, si nos organizamos, f*ll*mos todos. Hay opiniones dispares pero bueno, conseguimos una muestra considerable. Pero de lo mejor de la noche (y de la mañana) sin duda, llega a las 5:30 cuando empieza el señorito Martin Garrix, del cual conocía poco y…buah, acojonante.

Y llegó el sábado, último día del Festival y último día completo de mis vacaciones estivales 2016. Aquí hay que reventar ya, me digo. Como el plato fuerte de hoy es Prodigy y hay que llegar cual Boeing 747, esta vez aguantamos el botellón en la playa hasta más tarde, con Jesús (un compi del trabajo), sus amigos y un grupo que ha sacado unas guitarras y unas cajas y la están liando parda. El grupo de amigos con el que voy a ver Prodigy tiene buena pinta…buena pinta de muerte asegurada. Meto absolutamente todas mis pertenencias en la riñonera que llevo y ala, que sea lo que Prodigy quiera. Podrían haber tocado canciones melódicas con violines y tubas. Pero no.

img-20160723-wa0001

Se dedicaron a lo suyo, que se les da muy bien. Y flipé. Y volé. Y yo volé de él. Yo con Prodigy no contaba porque lo que había escuchado en casa tampoco es que me motivara mucho. Pero en directo…ay mi madre el bicho en directo. Eso sí, para la próxima seguramente contrate un seguro médico con cobertura absoluta. El resto de la noche fue menos épica pero como cierre, Stanton Warriors, Lori Meyers, Juanito Makandé, Muchachito, No me pises que llevo chanclas

El Festival me encantó, la música me flipó, me lo pasé pipa y como haría toda persona en su sano juicio, me he comprado ya las entradas del año que viene. Total, pa’ qué esperar.

img-20160723-wa0002

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s