El post del viernes·Opinión

El post del miércoles (atrasado)

¡Buenos días compañeros!

Lo primero, siento no haber enviado este email ayer. Creí más conveniente tomarme más tiempo en despedirme en persona que escribirlo por email.

Hay muchos tipos de emails de despedida del trabajo.

LOS TÓPICOS:

Hola a todos: Ha sido un placer compartir con vosotros este año maravilloso en [insertar nombre de empresa]. Son muchos los momentos vividos, y la experiencia ganada. Espero que esto no sea un adiós, sino un “hasta luego”. Ha sido un placer y os deseo lo mejor. Un abrazo sincero, [insertar nombre del que se larga]

LOS PERSONALES:

Hola a Antonio, Josefa, Pilar, Daniel, Pequeño Nicolás: Me da mucha pena despedirme hoy de vosotros. ¿Te acuerdas Daniel de aquel proyecto? ¿Josefa de tantos cafés juntos? ¿Antonio de las noches en vela apagando fuegos? Pequeño Nicolás de aquellas fiestas…sóis increíble. Os quiero.

LOS “DEMASIADO PERSONALES”:

Buenas a todos: Quiero despedirme de todos y cada uno de vosotros, pero es complicado. Esther…ayyy, qué buen viaje nos pegamos a Chile tú y yo, nunca olvidaré lo que allí pasó…estooo, sí, bueno, ha sido un placer, cuidaros.

LOS LAMIOSOS:

Hola mis amados compañeros: Estoy aquí llorando viendo las fotos que nos hemos hecho estos años…snif, perdonad que coja un pañuelo…y no puedo evitar acordarme de todo lo que vamos a perdernos a partir de ahora…snif, no puedo evitarlo…cada vez que pienso en los preciosos momentos que hemos vivido…tantos sentimientos, tanto cariño, tanto amor…snif snif…no puedo no puedo me voy a tirarme del Puente de Triana.

LOS CORTOS:

Hola: Ha sido un placer. Suerte.

LOS LARGOS:

Buenas tardes a todos: Comencé mi andadura en [insertar nombre de empresa] allá por el año [insertar año] cuando aún era un recién licenciado y no tenía ni idea de nada. El primer día fue duro pero ahí encontré mi primera mano amiga: [insertar nombre de amigo incondicional desde el principio]. Desde el primer minuto, supe que él y yo íbamos a encajar a la perfección. [Insertar varios relatos anecdóticos de los comienzos]. Luego llegó la segunda semana… [insertar relatos de escollos superados]. Sin duda, me quedo con aquel viaje… [insertar comentarios de experiencias para dar envidia al personal sobre las fiestas en los viajes de empresa que antes no se podían contar pero que ya totá…] Más tarde, ascendí a [insertar puesto y relatos de cómo se hizo jefe de equipo…blablabla y 7849 palabras después:] Siento haberme alargado un poco, pero lo que os quería contar se puede resumir en una palabra: Gracias. [Nota del autor: coño, pues haber dicho eso y punto]

LOS BRUTALMENTE SINCEROS:

Hola hijos de [insertar insulto que mejor venga a cuento]: estaba deseando mandaros a todos a tomar por [insertar la palabra ano pero mal] y creedme que me voy contentísimo de dejaros a todos en esta m**rd* de empresa que me tenía hasta los c*j*n*s. Ojalá os terminen echando a todos como a mí y os déis a la bebida mientras yo os veo desde mi Porsche que me podré comprar por haberme ido a tiempo a algo muchísimo mejor. A MAMARLA YA.

Los que me conocéis un poco sabéis que me pega de despedida una mezcla de tópico-personal-lamioso-hiper-largo, y no os falta razón. Y para qué nos vamos a engañar, ASÍ ES.

Después de dos años fuera, donde se comparten muchos momentos con gente muy diversa, te das cuenta que en poco tiempo se pueden crear buenas historias y cogerle cariño a la gente. Como ha sido mi primer año de trabajo, lo que no me imaginaba es que aquí también iba a cumplirse. Pensaba que eso era más de cosas como el Erasmus, pero se ve que no. Al fin y al cabo, son muchas horas (muchas, insisto) a vuestro lado, compartiendo alegrías y penas, y dan para bastante. Gracias a todos por vuestra paciencia conmigo, por lo que me habéis enseñado y por haberme hecho un hueco tan fácilmente. Que teniendo en cuenta como soy yo, tiene mérito.

Si os he hecho pensar, reflexionar, aprender algunas cosillas, reír, arrancado una sonrisa, si me vais a recordar aunque sea una mijita, y si os he conseguido alegrar el día en algún momento, el que os dice hasta luego se va más que contento. Y por mi parte, os echaré verdaderamente de menos.

Hace poco leí una frase que resume muy bien todo lo que yo os pueda decir sobre lo que intento que sea mi actitud ante la vida, y que espero os haya podido plasmar en mi día a día, y confío en que contagiar un poco:

La felicidad nos hace invulnerables

No lo olvidéis ni un segundo de vuestra vida.

¡Eso es todo amigos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s