Pavia·Viajes

Ayyy Carmela

Semana Santa algo pasada por agua. Eso es lo que veía por internet al poner la televisión que retransmitía en directo las imágenes de Sevilla. En Pavía, mientras, había hecho unos días bastante buenos. Hasta que llegó mi hermana.

Jueves por la tarde y llueve en Milán. Carmela se ha traído la lluvia desde Sevilla. No sé qué le habrá hecho al karma en esta u otra vida pasada pero vaya tela. Dejadas las maletas en consigna y habiendo visitado a mi inseparable Burger King, caminamos bajo el paraguas hasta el centro. O al menos con el paraguas, porque el hijo de puta que me lo vendió no me dijo que no haría falta ni una leve brisa de aire para que se abrieran las varillas en mitad de la calle.

Aparte de ver lo típico, con una hermana no te puede faltar tenerla contenta y entrar en tiendas de ropa a que se le pongan los dientes largos. La Rinascente es un centro comercial al lado del Duomo, estilo “El Corte Inglés” pero sólo con marcas de lujo: Prada, Louis Vuitton, Gucci, Dolce & Gabbana, Armani…en definitiva, 400 € los paraguas así que me quedo con las ganas de comprarme uno que me sirva mejor porque no tengo suelto en ese momento. Todavía abrumados de tanto lujo llegamos a Pavía donde con el tiempo justo (y lloviendo por supuesto) hacemos aperitivo en el Minerva Lounge Bar. Porque igual no nos hemos comprado nada en Milán, pero eso es porque no queríamos: preferimos gastarnos dinero en cenar con los amigos en un sitio “chic” que lleve de coletilla “lounge bar”. ¿Qué ocurre luego? Pues nada, lo típico, un poco de Raise, una mamma fragola para tres, la típica cara de quien ve hacer esa monstruosidad por primera vez, un poco de karaoke y para casa. ¿Me duermo en casa para descansar? No, obviamente, es la Madrugá sevillana y allí no llueve, así que me quedo una hora al menos disfrutando en la distancia del Señor de Sevilla y el Sentencia.

El despertador suena para recordarnos que, si mi hermana quiere volver a Sevilla y poder contarle a mis padres que ha hecho algo de turismo aparte de beber todas las noches, habrá que irse a Como. Las combinaciones las miramos anoche pero ni por esas: corremos hasta que nos falta el aire, compramos un billete in extremis y nos montamos en un tren. Demasiado nuevo y lujoso para habernos costado tan poco el viaje. Algo me huele raro. Y como el karma anda rondando por encima de la cabeza de mi hermana y el tiempo parece despejado por esa zona, dos minutos antes de llegar a la estación aparece el revisor: los billetes que hemos comprado no valen para ese tren y hay que pagar la diferencia. “Bueno, tampoco será para tanto”, pienso. ¿Jí, no? Pos toma, por chulo 32 euros. Temblando le soltamos el dinero y nos bajamos abatidos del tren. Al menos hace sol.

En Como entramos en el Duomo (mu bonito, oye) y visitamos, cómo no, una famosa hamburguesería (paso de hacerle publicidad a la competencia, lo que manda es el Burger King de Milano Centrale). Se nos unen Aria y Clara, una amiga que la está visitando estos días. Vamos en autobús a Bellagio y volvemos en ferry (precioso todo, padres, todo muy cultural y naturaleza en estado puro) con Carlota, otra chica de Pavía, con quien trazamos un plan maestro para acojonar a su compañero de piso que está loco.

Después de que le cobren 50 céntimos por un vaso de agua a Clara en un bar, volvemos a Pavía donde nos espera un botellón en casa de Andrés que he organizado yo. Andrés, que ha llegado este segundo cuatrimestre, debe de estar encantado conmigo pues le he metido en su casa a 3 hombres y el resto mujeres. La cosa no se desmadra demasiado y el otro día mucho quejarse pero ahora bien que le vienen las sillas que le dejamos en casa cortesía del bar que tiene abajo (es una larga historia y no viene al cuento, pero digamos que tá tó pagao). La noche finaliza en Nirvana. Sin incidentes que mencionar, salvo que mi hermana está cogiendo demasiada confianza con mis amigas y se pone a bailar con ellas como si no hubiera mañana.

Por fin el sábado nos levantamos habiendo dormido algo más que el resto de días y damos una vuelta por Pavía. ¿Cómo? Lloviendo, claro está. Unas cuantas iglesias, el Ponte Coperto, el Duomo, el Castello (ya podría hacerme esta ruta para las visitas con los ojos cerrados) y como viene siendo habitual, café en casa de Pelayo y Jorge, con los que cenamos más tarde en casa. “Salchipapas”, plato estrella de Pavía, qué ricas. Por la noche toca reventar casa de Sara. Allí la mitad somos viejos conocidos y la otra mitad visita, pero nos entendemos todos perfectamente y sabemos que mientras no usemos gasolina y fuego la cosa saldrá bien.

Nos echan las propietarias de casa porque tenemos que ir al centro a una sala donde pincha un italiano que conocemos (vamos, que nos encasquetan una fiesta by the face) y luego Cantina, ese local subterráneo lleno de ilegalidad donde se puede fumar y cierra a horas altamente cuestionables en cuanto a órdenes municipales se refiere. Allí dos de nuestras amigas se pasean con sombreros mejicanos ofreciendo Tequila y a mí eso me da miedo porque la noche puede acabar mal, pero como el Tequila y yo no nos llevamos bien escapo de la tentación y vuelvo a casa sano y salvo con mi hermana y Pelayo, no sin antes presenciar como Sara iba hecha peazos y no era capaz ni de ponerse el abrigo sola. Lo dicho, menos mal que no probé el Tequila. Justo al lado de casa vemos pasar enfrente nuestra una chica corriendo. Mi hermana y yo nos miramos. “¿Ésa era Fuchsia?”. Afirmativo, lo era. Borracha y sola, Fuchsia (mi nueva compañera inglesa de piso del segundo cuatrimestre de la que no os he hablado porque no he tenido tiempo) ha llegado corriendo a casa desde Cantina y lanza gritos e improperios en la cocina porque ha perdido su chaqueta y la que trae consigo no es la suya. De hecho la tira al suelo cabreada. Luego se acuesta en el sofá y mi hermana la tapa con una manta. Si es que es más atenta mi Carmela… a la mañana siguiente, Fuchsia se despierta en el salón y la oímos hablar consigo mismo “Shit shit shit shit! I lost my jacket!”

Los días que has estado en Pavia, Carmela, no han sido los mejores en cuanto al tiempo, pero sí ha sido increíble el tiempo que has estado. Se me ha hecho cortísimo y no veo la hora de volver en 10 días a Sevilla y bailar unas cuantas sevillanas contigo. Gracias por venir, no voy a poner de nuevo cuánto te quiero, y prepárate porque voy con ganas de Feria. También será corto pero intenso.

P.D: …y ya estamos en abril, señores…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s