Pavia·Viajes

Allontanarsi dalla linea gialla

Después de dejar esta pancarta en Pavía (quien necesite explicación por si no se imagina algo ya, que revise mi Facebook o en su defecto me pregunte directamente), dormir unas dos horas escasas porque sólo a mí se me ocurre salir en plan destroyer el día de antes de un viaje, continuar mi proyecto de pagarle la Universidad a los hijos del propietario del Burger King de Milano Centrale, y coger un tren de 3 horas, llego a Bologna.

Pablo me lleva a su casa, muy cerca de la estación: menudo kely. Vive con un italiano del sur bastante tranquilo (como esto es público me ahorraré otro tipo de comentarios). Pablo me empieza a devolver los cuidados que le presté en Pavía en forma de almuerzo y me deja que me duerma una siesta tranquilo mientras él va a clase. Cuando suena el despertador me acuerdo de Vasallo y la hora en que decidió venirse aquí, pero como buen colega que soy lo voy a recoger a la estación. Una vez reunido “el Tridente”, nos vamos a dar una vuelta donde empiezo a conocer los 7 secretos de la ciudad. GRANDE.

Por la noche, y después de haber alumbrado la vida de Pablo con el vídeo del “Pulcino Pio” que no conocía, nos lleva con otros amigos a cenar a una pizzería. ¿Cenar? Perdón quise decir CEBAR. Cuando me traen la mía me atraganto con el agua y le digo al camarero que se han equivocao, que yo pedí una de tamaño normal, no XXXXL. La mira, me mira, y dándome una palmada mental en el hombro me dijo “chaval, ésta es la normal”:

 

“Al menos con lo que hemos comido no va a haber Dios que nos emborrache”. Mientras pienso esto, me tapan los ojos. Toco pelo largo detrás mía, me giro y la veo: Alessandra Liberti. Y Alice Fiorini. (((Dos italianas que estuvieron de Erasmus el año pasado en Sevilla))) MALDITO PABLO Y LA SORPRESA QUE ME HA DADO. Pos nada, habrá que intentar emborracharlas a ellas. MISSION FAILED, pero al menos podemos decir que nos echaron de la casa de unos amigos de Pablo los vecinos diciendo “OLA K ASE” por estar demasiados bebiendo y que desfasamos bailando el Gangnam Style en una discoteca.

 

No será el mirador de Florencia, pero tiene su encanto. Concluimos de ver en la mañana del viernes los 7 secretos de la ciudad (me han enamorao) y comemos unos gnocchis en casa de Pablo que prometo plagiar.  La tarde es tranquila hasta que nos da por poner EL MALDITO MEJOR HIMNO DE LA HISTORIA: NO VEAS CÓMO LO PARTE EL PP. Dramatización no incluida por querer seguir teniendo vida social, pero creedme: ES ÉPICA. Por la noche, después de beber en casa de unos desconocidos, los cuales tenían unas luces navideño-epilépticas-del-demonio, nos encaminamos a una discoteca. Alguien abre la puerta del portal y recibe un bolazo de nieve. AFIRMATIVO: HA NEVADO A JIERRO. ESTO ES LA JODIDA GUERRA.

 No hubo muertos pero casi. La discoteca se llamaba “Corto Maltese” y me enamoró. El DJ era de Tomares (o eso recuerdo) y la música era literalmente LA OSTIA. Vale que si la ponen en España me vendría arriba aunque de un modo moderado. Pero claro, te la ponen en Italia y que nadie se me ponga por delante que lo parto tó: reggaeton, Ska-p, Mago de Oz, peticiones de música española variada, etc. Apoteósico.

 El sábado nos damos más margen para dormir y apenas si salimos de casa. Además hace un frío del carajo y aún hay nieve, así que encontramos el último vídeo definitivo, patrocinado por Trenitalia y la mítica grabación que todo ser que se precie y haya viajado en tren por aquí habrá oído:

 

 Después de comernos la tremendísima cena que nos prepara Vito (una amiga de Pablo) salimos. La casa a la que vamos a beber…bueno, digamos que antes de que se convierta en un Project X en toda regla la Policía llega y observa impertérrita como tardamos en desalojarla 30 minutos. Allí salía pipol hasta del techo. 2 de 3 noches desalojados, misión de reventar Bologna cumplida. Del resto de la noche destacaré que nos pusieron unos macarrones en la discoteca a las 3 de la mañana los cuales “el Tridente” engulló como si llevásemos décadas sin probar bocado. PUTOS GORDOS.

 P.D: gracias a Pablo por acogernos en su morada y gastarse el taco por nosotros. A Vasallo por dar la talla como siempre. Y a todos los amigos de Pablo en Bolonia que son unos carsaos de la vida, pero que no se olviden que ME PRENDAN QUESTA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s