Siena

Dándolo todo: parte de Siena XVI

RYANAIR: compañía aérea irlandesa que se caracteriza por tener vuelos a muy bajo coste entre cientos de aeropuertos de toda Europa. Ideal para hacer escapadas espontáneas, organizar viajes de ocio, O VISITAR AMIGOS QUE ESTÁN EN SIENA DE ERASMUS. La página no es un mito. Existe.

Ver 2 capítulos de Los Simpsons seguidos y el primer capítulo de Cómo conocí a vuestra madre en italiano no tiene precio. La programación de la televisión italiana me congratula por haber iniciado a estudiar el lunes por la mañana con estas joyas que el hombre (ah no, perdón, que según el programa de 12.000 € de coeducación que mi querido gobierno andaluz ha hecho tengo que decir “la humanidad”) ha dado. Todo esto lo hago mientras como unos espaguetis que hacemos entre Víctor y yo, una receta a lo pobre con solamente ajo y pimienta…pero qué buenos están. Esa tarde después del gimnasio y de comer hamburguesas Víctor y yo en casa hechas por nosotros veo “Casino”…y se me viene una gran pregunta a la cabeza, de éstas que si se responden se abre un mundo de nuevos horizontes ante nuestros ojos: ¿por qué Pocahontas en el mismo año se llevó no uno ni dos, sino dos Óscars, y Casino ninguno?
El martes vuelvo a estudiar por la mañana como un campeón y termino de descubrir lo preocupantemente parecidos que son el derecho civil italiano y el español…y lo preocupantemente rápido que me he olvidado del que estudié yo. ¿Saldré de la Universidad sabiendo algo? Esa tarde continuo con el estudio y con mi jornada de gimnasio rutinaria. Víctor y yo (bueno, más bien Víctor, y yo le animo mientras me afeito y me ducho) hacemos una tortilla de patatas porque esta noche vamos a una cena llamada “Eurodinner”, donde cada uno aporta comida de su país y la bebida. Llegamos increíblemente puntuales (sólo somos superados por il puto capo y su novia, era demasiado vencer a un alemán) y poco a poco va llegando la gente. De comer desde luego hay de todo sobre la mesa antes de empezar: tortilla de patatas española, pan dequeso portugués, bolas de carne húngaras, sopa polaca, ensalada alemana, crêpes franceses…y porque no me acuerdo de más. De repente la chica de Budapest nos invita a todos a un chupito de algo. Me dice que se llama Palinka. ¿Palinka? ¿Por qué me suena tanto? Cuando los 40 grados de alcohol me recorren la garganta ya me acuerdo: ya probé este chupito en Budapest, allí también justo antes de comer. Cuando se abre la veda de la comida lo primero en acabarse, todo hay que decirlo, es la tortilla de Víctor (y mía, supuestamente). Las francesas me invitan a una fiesta el sábado porque se van dos de ellas, que se les acaba el Erasmus. Les digo que les había prometido a mis amigos que iría el sábado a Florencia, porque resulta que hicimos una promesa entre todos de que cada vez que llegasen amigos nuestros a visitarnos estaríamos toda la gente del grupo dándolo todo en las fiestas. Como leo mucho a Alatriste, les digo que existe una cosa llamada palabra de caballero y otra llamada honor que para todo buen español son lo primero y lo último en esta vida. Después ellas me dicen que en Francia tienen otra cosa llamada menage a trois. Les digo que el honor puede esperar y que Florencia tampoco es tan bonita como parece. Después Víctor y yo vamos a casa de Javi y Patri, que precisamente han llegado los amigos que les visitan (sí, existen amigos que visitan a sus amigos) y están allí pasando el rato. Muy simpáticos, y por fin conozco al famoso José que según Patri es mi alma gemela pero en madrileño. Me cae de puta madre, entonces sí, nos debemos parecer. Después, lo podéis adivinar, nos plantamos en Al Cambio. Emmanuele me invita a un cubata. Maldito napolitano, como le gusta tenerse ganada mi confianza.
El miércoles sigo estudiando. Qué divertido. Por la noche voy a cenar a la mensa (la echaba hasta de menos) y después vamos a casa deJavi y Patri que cenan allí con sus amigos mientras todos vemos el Madrid-Sevilla de Copa. Lo más inteligente que podría hacer el Madrid sería dejarse perder ahora, para no caer en la final estrepitosamente, pero ni para eso sirven. Hoy reabren un local en el centro de Siena, el Barone Rosso, y obviamente un grupo de españoles como el nuestro, sea o no de exámenes, no nos lo íbamos a perder. El sitio está bastante bien pero lamentablemente cierra a la 1 por no sé qué historia…después una inglesa que siempre que la veo o está borracha, o está con un tío, o las dos cosas a la vez, me invita a un chupito en el Café del Corso, donde me jarto de patatas fritas y palomitas de gratis. Lo último que hacemos es ir Al Cambio pero esta vez nos sentimos orgullosos de que cuando nosotros llegamos no hay nadie bailando (no porque no quisiera la gente bailar, es que no había nadie), pero se ve que faltaba un grupo de colgaos como el nuestro que les da igual bailar solos para animar al resto. Llenamos Al Cambio. Les exigimos a los dueños copas gratis, que después de esto nos las deben. No cuela.
El jueves más de lo mismo. Le había enviado un SMS a una chica de mi clase, italiana (aunque estamos con las mismas, me dijo que era deSanto Domingo, y la chavala es mulata…están locos estos italianos), para que me dejase sus apuntes de Diritto Pubblico, que los necesito no porque por no ir a clase me falten algunos datos, sino porque…me gusta…comparar datos, eso es. El mensaje se lo envié ayer miércoles, se supone que se iba a pasar por la facultad hoy, pero no me ha contestado. Me hago unos impresionantes spaguettis a la carbonara que me quedan…diosss, como me quedan. A las 3 y pico RECIBO un mensaje de la chica esta: estaré en la facultad hasta las 3. Hora de ENVÍO: las 9 de la mañana. Grande la cobertura internacional de Orange. Menos mal que me vuelve a responder que al final estará hasta las 4 y media, y llego justo antes de que se vaya, sudado y sin aliento, para coger sus apuntes y desmayarme en el suelo. Ya recuperado, hago diversas cosas en la facultad y voy al gimnasio. Esa noche me quedo en casa tranquilo y mientras ceno veo “Il bambino con il pigiama a righe” por la tele, que a poco que traduzcáis sabréis qué película es. Me dan ganas de ir a casa de Gordon y fusilarlo, pero me controlo.
El viernes más de estudio. Voy a comer a la mensa porque a las 2 he quedado con una profesora jovencita en su despacho para que me explique unas cosas de Informática. ¿Estaremos ante un nuevo episodio de “El Graduado”? Después de una pequeña clase de Excel, voy al campo de fútbol que hay al lado de mi casa porque los del grupo de Erasmus han organizado un torneo de calcetto y mis amigos españoles juegan en un equipo que han llamado “Sarnas”. Yo soy el Valdano del equipo, así que me visto con mis mejores galas y voy a ojear a ver quien puede ser un buen refuerzo para el club, negociar con otros directivos y hacer declaraciones a la prensa después de los partidos. Los Sarnas ganan el primer partido 12-3, el segundo lo empatan contra unos ingleses y el tercero lo pierden por un gol ante otros españoles. A pesar de que el equipo al que ganaron 12-3 (se nota que son los del grupo Erasmus) se deja ganar contra los ingleses y se deja marcar 15 goles a posta para ligar con las chicas inglesas que están animando, no hacen bien las cuentas y por goles marcados pasan en empate a puntos mi equipo. Obviamente mis declaraciones a la prensa son de estupor: tongo, amaño, Villarato y para arriba. Pero bueno, han pasado y es lo que importa. Esa noche se supone que me voy a quedar en casa porque al día siguiente he prometido que voy a Florencia…pero pensándolo mejor es inútil ir a Florencia si tengo un examen el lunes, así que decido salir a Vanilla que la reabren después de las Navidades. Bebemos en casa de Feli y después, sin demasiados agobios, les descubrimos a los amigos madrileños de esta gente lo que es coger el busde Vanilla. La noche nos resulta bastante divertida. Uno de los amigos madrileños se liga a una de nuestras amigas. Habemus cotilleum.
El sábado sigo mi estudio de la Constitución italiana y, aunque mis amigos van a salir a Florencia, y encima ha venido gente de Madrid y yo como buen anfitrión debería salir, mis ganas de conocer más a fondo la Carta Magna para averiguar el método de echar a Berlusconi del poder sin un derramamiento de sangre pueden conmigo y decido quedarme en casa. No obstante, eso no quita que pueda ver el partido del Barcelona por Internet, aunque cada vez se hace más difícil: todas las páginas que conocía de deportes online tienen un cartelito ahora del FBI y no sé quién más que me impide ver los partidos. Pero yo soy más listo, qué se creen.
El domingo se resume en: despertador. Desayuno. Estudio. Comer. Ordenador. Estudio. Cena. Café. Estudio. Acordarme de que tengo que terminar este correo. Estudio. 4 a.m: dormir. Y os puedo ir resumiendo por adelantado el día de mañana: despertador. Muerte. Desayuno. Repaso. Facultad. Examen. Suspenso. Suicidio.
P.S: yuju wei.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s