El post del viernes

El post del viernes (XXVII)

Muy pero que muy buenos días, tardones!!!

Creo que no fallo en mi estimación de los lectores de este post del viernes si digo que, así a bote pronto, la mayoría de vosotros sois trabajadores. En ese grupo, muchos habréis pasado parte (o la estáis aún) de vuestra vida laboral con vuestra familia. Si no, creo que incluso con compañeros de piso, pareja, etc, lo que voy a decir aplica igualmente. Si no la habéis pasado con la familia, pobres de vosotros (literalmente): para la miseria que os pagarán al empezar, anda que estaréis ahorrando mucho ENSEGUÍA independizados. Si es así, pero lleváis años trabajando…hombre, entonces menudos tiesos estáis hechos macho, que vuestra madre os quiere, pero llegada cierta edad e independencia económica os quiere bien lejos, mamonas.

El caso, que en esa situación de vivir con la familia, es muy MUY probable que os haya ocurrido lo siguiente:

Padre/madre/ambos trabajadores. Puede que se hayan jubilado, puede que no. Puede incluso que alguno sea o haya sido funcionario (versión Premium) o ambos (versión Bonus Premium HD). Si estáis en esta última versión, estamos hablando de seres que llevan trabajando toda su vida (chapó), pasado unas oposiciones y todo lo que tú quieras…pero qué vida oye. Que si horario de mañana y A LO MEJOR alguna tarde se tienen que quedar en su puesto o corregir exámenes. Que si salario incrementándose con la antigüedad, bonus, pagas extras y más lujos (salvo que al PSOE o PP de turno le dé por dar por saco a su manera…dar por saco por cierto de saccus, el vestido corto militar que usaban los romanos y que al caminar tintineaba y daba en las nalgas a los soldados. Comodísimo). Vacaciones infinitas Y PAGADAS. Excedencias. En fin, paro que me deprimo.

Visualizáis a estos seres de arriba, ¿no? Los tenéis en mente, ¿verdad? Retenedlos…

Día de trabajo estándar. Te has levantado temprano. Muy temprano. Llegas al trabajo sobre las 8. Informes, contratos, emails. Comes. Más informes, más contratos, más emails. Sales a las 20:00. Media jornada estándar: 12 horas. Llegas a casa entre unas cosas y otras a las 20:30. Y tal y como entras por la puerta uno de los seres de arriba (por favor, volved a leer el párrafo explicativo si hace falta)…te dice mirando el reloj “¿ya estás aquí? Qué temprano, ¿no? Seguro que te han echao”

……

………..

El autocontrol impuesto por las grandes multinacionales (oh glorioso capitalismo, loado seas) y Barrio Sésamo o “La Banda” (o Xavarín Club, según la región) hace que en ese momento, ipsofacto y tal y como termine el comentario, no cojas el maletín del trabajo, la bolsa del gimnasio, la silla que tengas más cerca, la puerta, la tele y todo utensilio de tamaño considerable y se la metas por el gaznate al mencionado ser diciéndole “queeeeeeee, está rico???” con los ojos bañados en sangre y apretando los dientes.

Pero claro, como a estos seres les gusta compensar su maldita ironía macabra, otro día se vuelven un jodido Gremlin adorable. No como la anterior versión, que parecía que a la 1 de la madrugada les hubieran me entre pecho y espalda un Menú Whopper XXXXL con extra de bebida y los hubieran tirao a una piscina olímpica llena de focos industriales. Así que en la versión Gizmo, sin saber por qué y sin venir a cuento, a pesar de haber llegado a casa, a lo mejor, sólo media hora más tarde que el día anterior, ese ser impredecible tal y como te ve llegar por la puerta, con tono de pena y de enfermera adorable te agasaja con un “ayyy mi niño pobrecito que lo tienen explotaito (beso) ven para acá que te tengo preparao un caldito más rico (otro beso), anda siéntate tranquilo ahí (más besos, manta por encima de las piernas) y relájate que yo te traigo ahora la comida. ¡Josefina (toque de campanita), masaje de pies a mi niño!” (versión familia podrida de dinero, osease no la mía).

    

VS

Científicos de todo el mundo están trabajando en ecuaciones, logaritmos neperianos, experimentos y patrones varios para averiguar qué les hace pasar de la noche al día a estos seres. En ello siguen, aunque yo creo que la clave es el telediario nocturno de La 1. Esa es la delgada línea roja que marca las ganas de asesinar que te entran de las de “no me merezco tanto lujo”.

Pasad muy buen fin de semana chavales, y paciencia con estos seres, algún día os independizaréis y los echaréis de menos. Un poquito aunque sea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s